El clima organizacional dentro de una empresa es un indicador clave a la hora de evaluar los factores que afectan la productividad de los trabajadores y los objetivos de un negocio.  

Hoy hablaremos sobre este importante tema. Cuál es el significado de este término. También, cómo afecta el desempeño, cuáles son sus beneficios y cómo lograr un buen clima organizacional para mejorar la productividad:

¿Qué es el clima organizacional?

Como sabemos, el entorno de trabajo es mucho más que las instalaciones de la empresa, oficinas, la estructura organizativa, equipos y áreas de descanso. También comprende otros aspectos.

Algunos de ellos son las políticas de trabajo, filosofía, las relaciones interpersonales entre los colaboradores y jefaturas, la comunicación entre colaboradores, tener claridad de objetivos, una remuneración justa, entre otros elementos. Esto es el clima organizacional y afecta en la productividad de los miembros de la empresa.

¿Por qué es importante un buen clima organizacional?

El clima organizacional se refiere directamente al ambiente de trabajo que reina dentro de la empresa. Está demostrado que un buen ambiente laboral hace que los empleados sean más productivos, lo cual repercute de forma positiva en los resultados.

Por eso, las organizaciones que se preocupan por fomentar un ambiente positivo para sus colaboradores tienen mayor facilidad para retener el talento y lograr los resultados esperados. Esto significa que la productividad aumenta cuando el clima organizacional es mejor. De ahí, su importancia.

Sin embargo, son pocas las empresas que toman en serio la necesidad de mejorar en este aspecto y se estima que el 70% de la insatisfacción del personal está relacionado con un clima laboral negativo.

Muchos empleadores cometen el error de pensar que la gente solo trabaja por dinero y que debe limitarse a cumplir el horario y asignaciones antes de volver a casa.

Así, se deja a colaboradores valiosos fuera de aspectos importantes dentro de una organización: La participación activa y el compromiso, la motivación de sentirse parte importante del equipo y que perciba que su trabajo es valorado de verdad.

Ventajas de un buen ambiente laboral

Beneficios para los trabajadores

Teniendo en cuenta que el trabajador promedio pasa entre 44 y 48 horas semanales trabajando en una empresa, podemos deducir que las relaciones personales dentro de la misma son importantes.

  • Un buen clima laboral crea equipos de trabajo más sólidos, por lo que satisface el deseo de pertenencia y brinda un sentido de identidad. Según un informe de Randstad, el 64% de los trabajadores considera que sentirse parte de un equipo es el aspecto más importante de un buen ambiente laboral.
  • Fomentar la colaboración en el trabajo hace que todos se sientan motivados y más satisfechos profesional y personalmente.
  • Se crean mejores lazos y aumenta el compañerismo entre colegas, haciendo que el trabajo fluya y se sienta más fácil.
  • Un buen ambiente laboral hace que el trabajador se sienta valorado, respetado y más feliz.
  • El trabajador puede desempeñarse mejor en el día a día y se preocupa por el futuro del negocio.
  • Hay más compromiso con los resultados y el logro de objetivos de todo el equipo. Es decir que se promueve el sentimiento de trabajo con significado.
  • La satisfacción profesional repercute positivamente en la vida personal de cada trabajador en aspectos como la salud, el sentimiento de bienestar personal, el ambiente en el hogar, etc.

Beneficios para el empleador

Por supuesto, lograr que los trabajadores se encuentren motivados y comprometidos con la empresa, no solo repercute positivamente en la vida de ellos. La empresa se beneficia mucho cuando hay un buen ambiente organizacional.

Contar con buena rentabilidad, un ambiente sin hostilidad entre colegas, una carga de trabajo justa, condiciones idóneas y seguras para desempeñar el trabajo y herramientas adecuadas para tener clientes satisfechos ayudan a que el empleado se sienta más comprometido con la empresa:

  • El nivel de ausentismo, llegadas tarde y permisos desciende cuando hay buen clima laboral.
  • Un trabajador motivado genera mejores resultados en ventas y productividad.
  • Se crea mayor compromiso con la resolución de problemas y nuevas propuestas.
  • Los trabajadores comprometidos cuidan mejor los recursos de la empresa.
  • El nivel de renuncias desciende, ya que es menos probable que un trabajador renuncie si se siente parte importante de un buen equipo. Por tanto, retener el talento y el personal con experiencia es más fácil para un empleador que se preocupa por que sus trabajadores estén motivados.
  • Las organizaciones con un ambiente de trabajo positivo experimentan menos quejas de trabajadores sobre la igualdad en cuanto a oportunidades en el trabajo.

Consecuencias de un entorno laboral negativo

Repercusiones para los trabajadores

Como has visto, un buen ambiente de trabajo trae beneficios para el trabajador. Por el contrario, un ambiente adverso en el trabajo no solo privará al trabajador de dichos beneficios, sino que además traerá repercusiones negativas:

  • Un ambiente de trabajo tóxico trae consecuencias negativas para la vida laboral de las personas, reduce su desempeño y crecimiento profesional.
  • Herramientas deficientes para desempeñar el trabajo o falta de recursos hace que el trabajo sea más difícil de hacer y puede ocasionar daños o hasta accidentes personales.
  • La poca colaboración de los empleadores en la solución de problemas también repercute negativamente, el trabajador no se percibe como parte de un equipo y se siente abandonado.
  • Las jornadas de trabajo extenuantes que no dan tiempo para la vida familiar ni el descanso y las tareas tediosas y sin significado crean mayor sensación de cansancio y desaliento.
  • La falta de reconocimiento hace sentir que el trabajo que se realiza no es valorado.
  • Un mal ambiente de trabajo puede crear conflictos entre compañeros y generar discordias y riñas personales.
  • Un jefe con mal carácter, que grita a sus empleados o que suscite frecuentemente rumores y amenazas de despidos. Puede repercutir al crear un clima de inseguridad laboral, frustración, incertidumbre y deseo de renunciar.
  • Según diversos estudios sobre desarrollo humano, los entornos de trabajo negativos pueden dañar la salud del trabajador, provocando insomnio, ansiedad o incluso depresión, todos síntomas ligados al temible síndrome del burnout.

Repercusiones para el empleador

Los problemas ocasionados por una atmósfera laboral negativa repercuten también en detrimento de las empresas:

  • Un mal ambiente laboral genera desmotivación y se traduce en mayor número de ausentismo, solicitudes de permiso, llegadas tarde, etc. Según un informe de Adecco para Latinoamérica, al menos un 39.5% de los argumentos falsos para ausentarse del trabajo se debe a falta de motivación.
  • La productividad también decrece. Muchos trabajadores buscan distraerse con otras actividades o escapándose a tomar un respiro (al baño, al cafetín, a sacar copias, a la bodega…).
  • Trabajos con jornadas extenuantes que absorben la vida social y familiar pueden provocar más renuncias. El pago de horas extras no suele ser solución. Leigh Branham, autor del libro The 7 Hidden Reasons Employees Leave (Las 7 razones ocultas por las que los trabajadores renuncian), afirma que solo un 12% de empleados cita el dinero como motivo de renuncia.
  • En un mal ambiente laboral, los equipos trabajan desacoplados. Son más proclives a cometer errores y es más probable que intenten ocultarlos, ocasionando después problemas mayores.
  • Es más probable que los clientes reciban un trato poco amable de un trabajador desmotivado. Esto puede hacer que potenciales compradores se vayan a la competencia.
  • Los departamentos responsables de aspectos como innovación, creatividad y resolución de problemas también son afectados. Si hay descontento, habrá pérdida de interés en mejorar o desarrollar nuevas propuestas.
  • Cuando los trabajadores se sienten desilusionados, es más probable que se vayan de la empresa. Según la revista Forbes, algunos estudios revelan que el 79% de las personas que renuncian a sus trabajos citan la “poca valoración” como causa de su renuncia. Una alta rotación de personal hace perder recursos y tiempo. A la vez, puede dañar la reputación de la empresa, causando problemas de contratación posteriormente.

¿Cómo mejorar el ambiente laboral de una empresa?

Como has visto, un buen clima organizacional puede hacer mucho, no solo por quienes laboran en la empresa, sino por la misma como tal.

El clima laboral es algo que puede y debe mejorarse en toda organización. Recuerda que sus objetivos comerciales dependen directamente de ello.

Ya sea que estés al mando de una jefatura en un departamento o sucursal, o que seas el propietario de un negocio, tú puedes hacer mucho para mejorar el clima organizacional para tus colaboradores.

Primero que nada, hay que estar dispuesto a escuchar a colaboradores y colegas.

Luego, se debe estar dispuesto también a ponerse en los zapatos del otro y tomar medidas. Por último, pero no menos importante, se debe identificar si dentro del equipo existe una “manzana podrida” que genera conflictos internos o daña de alguna forma el buen clima de trabajo.

Existen muchas formas de controlar y medir el clima laboral. Un simple cuestionario o encuesta una vez cada 6 meses puede ser de utilidad.

Algunas preguntas importantes que debes plantearte a ti mismo y a tus empleados son:

  1. Si los trabajadores están satisfechos con sus jefes inmediatos, si les ayudan o les dificultan el trabajo. El trato y el respeto que reciben personalmente de ellos.
  2. El compañerismo y colaboración de los demás compañeros. Si hay respaldo del equipo o el trabajo es individualista.
  3. El nivel de colaboración de otros departamentos, si fluye el trabajo o hay trabas.
  4. Si cuentan con el equipo necesario para trabajar. Qué herramientas les hacen falta o cómo creen que su trabajo se podría facilitar.
  5. Qué nivel de seguridad y de comodidad tienen en las instalaciones. (Iluminación, ventilación, espacio de trabajo, limpieza, orden, instalaciones en buen estado, etc.).
  6. Si existen conflictos internos o personas que los hacen sentir incómodos en la organización.
  7. Si se sienten satisfechos o insatisfechos con las tareas que tienen asignadas y por qué.
  8. Cuál es la remuneración que perciben por su trabajo, si es justa o no, y la duración de las jornadas.
  9. Si sienten que su trabajo es importante dentro de la empresa. En qué aspectos.
  10. Si consideran que su trabajo les ayuda a mejorar en su vida, en qué aspectos.
  11. El nivel de reconocimiento que obtienen por sus esfuerzos: oportunidades de crecimiento profesional como ascensos, aumentos, nombramientos o premios por desempeño.
  12. En qué nivel se sienten parte del equipo. Qué tanto se sienten comprometidos.

Desde luego, este debe ser anónimo y no se debe limitar a “puntuaciones del 1 al 10”. Debe haber al menos un pequeño espacio para que todos se expresen. Las respuestas deben ser analizadas a profundidad.

Si la empresa es pequeña, puedes realizar reuniones cada cierto período para conocer el sentir de cada miembro de la organización.

Acciones a tomar:

Primero que nada, presta especial atención a aspectos como la seguridad y herramientas, el trato personal y los compañeros que puedan estar generando conflictos. Encárgate de solucionar esto como prioridad, actuando conforme a cada caso.

Como segundo paso, puedes seguir con la revisión de remuneraciones y jornadas laborales. Es importante que tengas en cuenta la periodicidad de los aumentos o ascensos respecto. Pero principalmente, revisa el tiempo que los trabajadores pasan en la empresa y los descansos. Si suele haber interrupciones tuyas en horarios no laborales, organízate y corrige la situación.

Como punto adicional, revisa las horas extras que solicitas y no abuses de ellas. Si te faltan manos frecuentemente, es hora de contratar más personal.

Luego, define bien las tareas asignadas a cada persona.

Todos deben claros los objetivos y cómo sus logros contribuyen al éxito del equipo de trabajo. Revisa el nivel de involucramiento de cada trabajador o departamento dentro de las decisiones que ayudan a mejorar la organización. También, el sistema de reconocimientos o bonificaciones que se otorgan.

Por increíble que parezca, una felicitación pública, un nombramiento, una bonificación o alguna comodidad extra en la oficina pueden ser un gran incentivo si nunca antes has tomado acción respecto al clima organizacional de la empresa.

No olvides involucrar a los distintos departamentos de la empresa en reuniones. Así puedes escucharlos y tomar en cuenta sus ideas de mejoras. Fomentar una buena comunicación es clave para un buen clima de trabajo.

Invierte en programas de capacitación y asesoría sobre ambientes laborales favorables e involucra a tus colaboradores.

Además, permite y fomenta la formación y el crecimiento profesional de quienes trabajan contigo.

Conclusiones

La importancia del clima organizacional de la empresa es enorme si revisamos su nivel de repercusión en los miembros de la organización. Pero no solo en la vida profesional y personal de los trabajadores, sino también en los resultados que la empresa puede obtener. Por ello, es importante que contribuyas a crear un buen clima laboral dentro de tu organización.

Si eres trabajador, colabora en todo lo posible para mantener la armonía y la colaboración en tu centro de trabajo.

Trabajadores motivados y felices es igual a más productividad y éxito para todos.

Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales. Síguenos en Facebook como TopTrabajos. Encuentra más temas de interés y consejos sobre el mundo laboral en la sección Carrera.

 

CategoríasCarrera profesionalEtiquetasambiente laboral, beneficios buen ambiente laboral, caracteristicas del clima organizacional, clima laboral, clima organizacional, clima organizacional de una empresa, clima organizacional ejemplo, clima organizacional ensayo, cómo mejorar el clima laboral, como mejorar el clima organizacional, consecuencias mal ambiente de trabajo, consecuencias mal ambiente laboral, consejos de empresa, elementos del clima organizacional, empresa, estrategias para mejorar el clima laboral, importancia clima laboral, importancia del clima organizacional, iniciativas para clima laboral, mejorar el clima de trabajo, qué hacer para mejorar el clima organizacional, repercusiones, ventajas de un buen clima laboral,