Indemnización por despido improcedente en España [calcula con 1 clic]

Una situación por la que ningún empleado desea pasar en su vida laboral es un despido o la de tener que renunciar debido a incumplimientos de parte de la empresa.

Sin embargo, es necesario que, como trabajador, conozcas tus derechos. Entre ellos, la indemnización por despido improcedente en España, así como cuál es el pago por baja voluntaria.

En este artículo vamos a explicarte los pormenores de los mismos y ejemplos fáciles de cómo se calcula.

La indemnización por despido es una compensación monetaria que la empresa te hace como empleado, en caso de terminar el contrato injustamente.

El monto a recibir depende de tu salario actual, así como del tiempo que llevas laborando para el mismo empleador.

Antes de entrar en materia, vamos a aclarar que indemnización y liquidación de contrato no son lo mismo.

Aunque se suelen pagar juntos, la liquidación es el pago de salarios, horas extras o comisiones pendientes, vacaciones no gozadas, entre otros.

Es un derecho al que se hacen acreedores todos los trabajadores en España.

En cambio, a la indemnización se tiene derecho solo en determinados casos, como veremos a continuación.

Para empezar, el Estatuto de los Trabajadores establece diferentes causas para la finalización o extinción de contrato:

  1. Cuando el despido es improcedente
  2. Si es un despido objetivo
  3. Si se trata de despido disciplinario
  4. Renuncia o baja voluntaria

Vamos a ver de qué se trata cada uno de ellos y cómo se paga la indemnización en cada caso:

1. Despido improcedente

Un despido improcedente es aquel en el cual el trabajador decide impugnar la decisión de despedirlo y la empresa concilia el pago de la indemnización o cuando un juez declara la improcedencia del mismo.

El artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores establece que cuando el despido se declara improcedente, la empresa puede optar por tu readmisión o por indemnizarte.

Si se da el segundo caso, la indemnización a la que tienes derecho será de 33 días de salario por cada año que hayas trabajado, más la parte proporcional por los meses inferiores a un año, por supuesto.

Esto, hasta por un máximo de 24 mensualidades.

En cambio, si la empresa se decide por tu readmisión, tendrás derecho a los salarios de tramitación.

Es decir, a los que has dejado de percibir desde la fecha en que te despidieron hasta la fecha en que se declare la improcedencia del despido o hasta que encuentres otro empleo.

Hay que mencionar que, si obtienes un nuevo empleo durante el tiempo en que estás tramitando la sentencia de improcedencia, si tu anterior jefe puede probarlo, ese tiempo se descontará de los salarios de tramitación.

Importante: Si tu contrato es de antes del 12 de febrero de 2012, el tiempo acumulado hasta esa fecha se indemniza con 45 días de salario por año, con un máximo de 42 mensualidades. Luego, a partir de esa fecha, por los 33 días que dicta la ley actual.

Un caso práctico de cálculo de indemnización por despido improcedente:

Imagina que ganas €1,500 al mes. Fuiste contratado el 1° enero de 2011 y despedido el 1° de agosto de 2017.

En este caso, de esa fecha hasta el 20 de febrero de 2012 ha pasado 1 año con 50 días, o para este caso 451 días.

Del 20 de febrero de 2012 al 1° de agosto de 2017 han pasado 5 años, 5 meses, y 10 días, o en este caso: 1989 días

Como ves, vamos a operar dos períodos o tramos de contratación diferentes.

El primer tramo:

Dividimos el sueldo mensual para obtener el salario diario.

€1,500 / 30 = €50 diarios

Luego multiplicas por 45 días de salario que corresponden por año:

€50 x 45 = €2,250

Luego sacamos la parte proporcional dividiendo entre 360 y multiplicando por la cantidad de días transcurridos.

€2,250 / 360 = €6.25 x 451 = €2,818.75

(Recuerda verificar que el resultado no sea superior a 42 mensualidades, es decir, que en este caso no sea mayor a €63,000).

El segundo tramo:

Como ya estimamos que el salario diario es de €50, vamos a estimar cuánto es por 33 días:

€50 x 33 = €1,650

Ahora dividimos entre 360 y multiplicamos por los días transcurridos:

€1,650 / 360 = €4.58 x 1,989 = €9,116.25

(Recuerda verificar que el resultado no sea superior a 24 mensualidades, es decir, que en este caso no sea mayor a €36,000).

Ahora que tenemos ambos tramos:

€2,818.75 + 9,116.25 = €11,935.00

2. Despido objetivo

En este caso, se entiende como un despido que se da por alguna de estas causas:

  • Ineptitud descubierta u ocurrida después de la contratación del empleado.
  • Por la no adaptación del trabajador a nuevas disposiciones técnicas dentro de la empresa, cuando los cambios sean razonables. (Deben haber pasado al menos 2 meses desde la puesta en marcha de los cambios).
  • Cuando haya inasistencias, aun justificadas, por el 20% del tiempo laboral e 2 meses consecutivos, o 25% en 4 meses continuos.
  • Si ocurre por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción dentro de la empresa y se dé en un número menor a un despido colectivo*
*10 despidos en empresas de menos de 100 trabajadores, 10% de despidos en empresas de entre 100 y 300 empleados, 30 despidos en empresas de más de 300 trabajadores.

 

Para los casos de despido objetivo, tu empleador debe comunicarte por escrito la causa del despido, con 15 días de anticipación, durante los cuales tendrás derecho a 6 horas de permiso a la semana para buscar un nuevo empleo.

Luego, debe pagar tu indemnización con 20 días de salario por cada año de servicio dentro de la empresa.

Esto más la parte proporcional por años incompletos, hasta por 12 mensualidades.

Así se calcula la indemnización por despido objetivo

Retomando el ejemplo de un salario de €1,500, imagina que laboraste en un lugar desde el 1 de febrero de 2016 hasta el 1 de agosto de 2017. O en este caso, 547 días.

Primero se debe calcular dividiendo el salario entre 30 para obtener el salario diario y multiplicarlo por 20:

€1,500 / 30 = €50 x 20 = €1,000

Ahora lo dividimos entre 360 y lo multiplicamos por la cantidad de días transcurridos:

€1,000 / 360 = €2.78 x 547 = €1,519.44

Y ese es el total que te correspondería en caso de un despido objetivo.

(Recuerda verificar que el resultado no sea superior a 12 mensualidades, es decir, que en este caso no sea mayor a €18,000)

3. Despido disciplinario

En este caso, el trabajador pierde el derecho a la indemnización, así como a salarios de tramitación. Esto, debido a que es el que se da por faltas graves del empleado a sus labores.

Estas pueden ser:

  • Faltar o ser impuntual, repetida e injustificadamente en el trabajo.
  • La indisciplina o desacato intencional a las normas de la empresa.
  • Ofensas verbales y físicas, o acoso de cualquier tipo hacia colegas, superiores y resto del personal de la empresa (o familiares que convivan con ellos).
  • Pérdida de confianza.
  • Disminuir continuada y sistemáticamente el rendimiento dentro del trabajo.

En caso de despido disciplinario, el trabajador únicamente tendrá derecho a la liquidación de contrato. Esto es: Salario pendiente, horas extras o bonificaciones acumuladas, vacaciones no gozadas, etc.

4. Renuncia o baja voluntaria

Existen algunos casos en los que el trabajador decide renunciar de manera voluntaria a su trabajo.

En caso de que tú decidas renunciar a tu trabajo, la ley establece que como empleado deberás avisarlo con al menos 15 días de antelación a tu jefe.

Para la renuncia o baja voluntaria, la ley contempla que el trabajador tendrá derecho a la misma cantidad que la indemnización por despido improcedente, si la renuncia es por cualquiera de las causas siguientes:

  • Modificaciones significativas a las condiciones de trabajo, en detrimento de la dignidad del trabajador.
  • Falta de pago o retrasos frecuentes en el abono del salario.
  • Incumplimiento grave de las obligaciones del empleador (excepto por casos de fuerza mayor).

Además, como empleado tienes derecho a que se pague el finiquito correspondiente por cualquier salario, comisiones, vacaciones no gozadas u horas extras pendientes de liquidar.

Conclusiones

La indemnización por despido improcedente en España es una manera de compensar al empleado por la terminación de su contrato. Todo, siempre y cuando esta no haya sido causada por faltas a su deber como trabajador.

Por ello, es importante que cumplas siempre con tus obligaciones y des lo mejor en tu puesto de trabajo.

Como último punto, cabe mencionar que los montos por indemnización no cotizan Seguro Social ni IRPF.

Fuentes: Código Laboral y de la Seguridad Social, Estatuto de los Trabajadores, Cuestiones Laborales, Cita Previa INEM

Calculadoras de indemnización por despido improcedente