¿Estás en busca de un nuevo empleo? Si es así, seguramente habrás pensado en actualizar tu currículum con la nueva experiencia y conocimientos que has ganado.

En este artículo vamos a darte algunas claves para que sepas cómo mejorarlo y ser tomado en cuenta más fácilmente.

Como sabes, tu currículum es la primera pieza clave para conseguir el trabajo que quieres.

Talvez te has preguntado cómo mejorar tu curriculum vitae. Podrías pensar que solo basta con actualizar la información. Pero no se trata únicamente de eso. Debes saber qué cosas poner y qué no, además de saber cómo presentar la información, para pasar el proceso de preselección inicial sin problemas.

Antes de entrar en detalle, unos datos que debes saber:

Todo está en la primera impresión… 

Hay investigaciones que sugieren que un reclutador promedio se toma menos de un minuto en leer una hoja de vida. Incluso, hay quienes dicen que pueden hacer una comprobación rápida en seis segundos.

Por otro lado, algunas empresas usan un software de seguimiento de candidatos para realizar la selección inicial.

¿Increíble? Piensa en esto:

Cuando hay una plaza vacante, los reclutadores deben revisar cientos de solicitudes para elegir al mejor candidato. Contratar a alguien es un proceso lleno de competencia dentro del mercado laboral.

De ahí la importancia de que la información que tenga tu currículum sea más efectiva, esté mejor organizada y sea más convincente.

He aquí los consejos que te ayudarán a mejorar tu currículum

1. No pongas toda la historia de tu vida

Incluye solo información sobre la experiencia y habilidades relacionados directamente con el trabajo al que aplicas.

Enfócate en lo que el cargo requiere: 

Si la empresa solicita a alguien con habilidades de marketing, el reclutador buscará ejemplos de éxito y datos relevantes para esa área. Destaca dichos datos en tu hoja de vida para que puedas pasar la etapa de preselección.

Quita las cosas irrelevantes: Dónde cursaste básica, el trabajo de vacaciones que hiciste hace 20 años. Esos datos no necesitan estar en tu hoja de vida. No le interesan al reclutador y solo hacen que tu currículum sea largo y aburrido.

2. Sé breve y conciso

El reclutador debe hallar la información rápidamente y de forma clara. Trata de ser breve pero lo más preciso posible: Pon tu nombre, posición actual, experiencia laboral y los cargos que has desempeñado.

Asegúrate de agregar las fechas de inicio y fin de cada cargo. Haz mención de las áreas de responsabilidad que tenías y los principales logros que obtuviste en ellas.

3. ¿Currículum con o sin foto?

Tu apariencia para un cargo importante suele ser algo superfluo e innecesario. El reclutador no necesita perder su tiempo apreciando tu foto ni ser influenciado por tu apariencia física.

Además, como vivimos en una era híper comunicada, tu fotografía va a aparecer tarde o temprano. Por ejemplo, en tu página de LinkedIn. Asegúrate de que dicho perfil sí tenga tu foto.

Por lo demás, tendrá tiempo de conocerte mediante una entrevista, pero eso ocurrirá en una segunda etapa.

Solo en algunas ocasiones y para ciertos cargos, el reclutador requiere específicamente currículums con foto. En ese caso, es recomendable seguir dicha indicación sin falta.

Ojo:

No pongas una foto tomada de tus redes sociales, donde aparezcas de fiesta, donde hayas recortado personas que estaban a la par tuya, etc. Tampoco pongas la foto de tu título universitario.

Hazte una fotografía para tal fin, con la ayuda de un fotógrafo profesional, donde aparezcas con ropa de trabajo (formal), donde tu rostro se vea bien, con una expresión amable, y que no haya elementos distractores al fondo.

4. No pongas carta de presentación (a menos que la pidan expresamente)

En general, una carta de presentación obstruye el espacio y el tiempo vital del reclutador. Nadie las lee.

Lo mejor es poner en tu currículum todos los detalles que coinciden con las habilidades que pide el cargo.

Únicamente incluye una carta si el reclutador la requiere expresamente.

Tampoco anexes un escaneado de tu título y todos tus diplomas. No es neceario, pues basta con que los menciones y así evitas que tu CV sea muy pesado para enviar por correo. (Hay empresas con servicios de correo que no aceptan más de 2Mb de adjuntos).

5. Pon objetivos orientados a resultados específicos

Cuando escribas en tu currículum los objetivos dentro de la empresa no pongas cosas vagas como: “Busco una posición desafiante que ofrezca crecimiento profesional”. Pues todos buscamos una posición que nos permita crecer.

Piensa un poco, analiza y enfócate en el trabajo al que estás aplicando en ese momento. Luego enumera cómo tu experiencia y habilidades ayudarán en el área en caso de ser elegido.

Para ello, lee la descripción del trabajo un par de veces para asegurarte de que haya congruencia entre los requisitos solicitados con lo que ofreces en tus objetivos.

Ejemplo de objetivos: 

Imagina que estás aplicando a una plaza donde se solicita un desarrollador web. Puedes poner algo como:

“Aportar al equipo de trabajo mi experiencia en el área del desarrollo web para brindar al cliente propuestas innovadoras, velando siempre por el cumplimiento y la optimización de recursos y tiempo”.

Como ves, ese objetivo se enfoca en el puesto específico y dice cómo tu experiencia va a ayudar: mejorando la atención al cliente, recortando tiempo, etc.

6. Evita detalles personales irrelevantes

Imagina que estás como entrenador en un equipo local en tu comunidad, pero eso no tiene nada que ver con el trabajo que estás solicitando. Si ese es el caso, es información innecesaria y no debes detallarla. A menos que el cargo sea para entrenador deportivo, no la pongas.

Lo mismo pasa con el estado civil y otros aspectos personales. En muchos casos, de hecho, es ilegal que un reclutador pregunte esos datos durante la entrevista. ¿Entonces por qué incluirlos?

En cambio, si el cargo especifica que el trabajador tenga un perfil afín a tales actividades, entonces sí puedes hablar de ello.

La clave es muy sencilla:

La información que coloques debe reflejar una ventaja o habilidad. Algo que te hace la persona idónea para el cargo. Si no cumple con ese requisito, no lo pongas.

7. Omite los trabajos de hace más de 15 años

Tan simple como eso:

Poner las posiciones y cargos que has ocupado desde que te graduaste es demasiado. La regla general es un límite de 15 años para los cargos que has desempeñado.

De ese modo, tu hoja de vida no se convertirá en un documento autobiográfico.

8. Describe habilidades especializadas

No desperdicies espacio de tu currículum poniendo cosas como “uso de Word e impresora”. Se sobreentiende que un profesional moderno sabe estas cosas por defecto, tal como sabe usar una libreta y contestar el teléfono.

Dicha información es una pérdida de tiempo para el reclutador. Por lo tanto, un curriculum vitae actual no debería incluirla.

En cambio, si por ejemplo, tienes conocimientos sobre modelado en 3D y dibujo a mano alzada, y el puesto a aplicar es como diseñador gráfico, esos sí son conocimientos relevantes.

* Mira estos 10 sitios de cursos gratis para catapultar tus habilidades profesionales

9. Usa tipografía sobria y evita formatos demasiado creativos

Talvez no lo sabías, pero…

Muchos sistemas de seguimiento eliminan toda la decoración de los currículums. El formato de visualización del reclutador a veces es en texto plano.

En ocasiones, los solicitantes utilizan la función de encabezado para poner su nombre. Pero  algunos softwares de exploración no puede encabezados y tu hoja de vida termina por ser de un “solicitante anónimo”.

La solución: Apégate al método de mostrar tu nombre en la parte superior de la primera página, pero no en el encabezado.

Otra forma de mejorar tu currículum enormemente, es evitae recargarlo de adornos innecesarios (esquinas, marcos, etc).

Incluso, si el reclutador lee tu currículum directamente en el papel, estos detalles pueden ser una distracción y hasta resultar molestos.

Mejor mantén la sobriedad y organiza bien el contenido de tu currículum.

10. Cuida tu redacción y ortografía

En toda comunicación profesional, nada es más importante que un documento bien redactado y sin errores. De lo contrario, puedes generar una mala impresión, por mucha experiencia profesional que tengas.

Si tu currículum tiene errores ortográficos, es posible que la información que contiene ni siquiera sea tomada en cuenta.

Revisa bien la ortografía de tu hoja de vida y léela en voz alta para ver si está redactado de una forma clara. Debe poder entenderse todo fácilmente.

Revisa tu nombre incluso dentro de los datos de tu cuenta de correo electrónico.

Un tip que no debes pasar por alto: 

No pongas tu propio nombre solo con mayúsculas para evitar colocar las tildes, es un error y se ve mal. También revisa que no esté escrito con minúscula al inicio.

Aun sí la ortografía no tiene que ver con el servicio que ofreces o la plaza a la que aplicas, una buena ortografía denota educación y buen nivel cultural en general.

11. Evita las brechas inexplicables en tu curriculum vitae

Estudios, renuncias, o incluso ser despedido puede dar lugar a una brecha en tu hoja de vida. Los empleadores están familiarizados con esto y no hay problema con un hueco si lo sabes justificar.

Pero cuando no estás preparado para explicar esas lagunas o darles un giro positivo, entonces sí puede haber un problema.

Si has estado desempleado por un buen tiempo:

¿Tal vez trabajaste de forma independiente durante un tiempo? ¿Te dedicaste a estudiar una especialización?

Si los cursos o trabajos independientes que has realizado mejoraron tus habilidades en ciertas áreas, debes incluirlos, ya que se refieren a las habilidades requeridas para esta nueva posición.

No intentes engañar al reculutador:

Si tuviste un trabajo del cual fuiste despedido, es mejor que expliques las razones del despido a que intentes ocultarlo.

12. Sé detallista con tus logros

Si dentro de tu currículum afirmas que has logrado algo, es necesario que digas qué tanto. No basta poner que has completado el proyecto X dentro de la fecha límite. Tienes que entrar en más detalles.

Por ejemplo:

“Participación en la apertura de nueva sucursal. Desde su inauguración, el número de clientes se ha triplicado. Actualmente se cuenta con 450 clientes nuevos, que representan un ingreso adicional del 20% en las ventas”.

Acá se especifica cuáles han sido tus logros exactamente. Esa información es muy relevante y le puede interesar mucho al reclutador. Si en verdad quieres mejorar tu currículum, sé lo más detallista posible en cuanto a tus logros.

13. No mientas ni pongas afirmaciones exageradas

El gerente de recursos humanos quiere toda la verdad y nada más que la verdad.

Algunos solicitantes creen que una mentirita aquí o allá no va a ser importante. Otros pueden querer hacer afirmaciones exageradas en cuanto a sus logros.

Evita este tipo de prácticas y adhiérete a la verdad. Coloca tus habilidades y logros reales.

Recuerda que es posible que luego te pregunten al respecto. Si mientes, el reclutador notará la incongruencia y eso será letal para tu posible contratación.

14. Tu dirección de correo electrónico

Cuestión de sentido común: 

Los reclutadores no quieren contactarte en tu lugar de trabajo actual, por razones obvias.

Entonces, no uses tu dirección de correo electrónico del trabajo. Esto también es más seguro y confidencial para ti.

Tampoco coloques la dirección que tiene tu apodo o un nickname: biker4life, party_boy, juanitabonita… Ese tipo de direcciones denotan falta de profesionalismo. Te hacen parecer poco serio como profesional.

Usa una dirección personal, pero cuida que refleje profesionalismo.

Tu nombre y apellido o tus iniciales más tu apellido es lo mejor. Por ejemplo, si te llamas Juan Pérez, puedes usar algo como juan.perez, jperez, etc.

15. Crea versiones de tu hoja de vida enfocadas en el área de trabajo

Solicitar un montón de puestos de trabajo y enviar siempre el mismo currículum para todos los casos es un error.

Cada trabajo es diferente y requiere determinados conjuntos de habilidades, experiencia, etc. Además, recuerda que el reclutador está buscando un currículum que coincida con el perfil que requiere la empresa y el cargo en particular.

Tener un solo currículum no te servirá para todos los casos.

Haz varias versiones: 

Trata de hacer varias versiones de tu hoja de vida, donde se destaquen las habilidades y competencias necesarias para cada cargo al que aplicas.

En conclusión

Como ves, tu currículum es como un anuncio sobre ti. En él muestras tus principales habilidades y áreas de competencia para convencer al reclutador de que eres lo que realmente busca.

Mejorar tu currículum con estos tips hará que sea más atractivo y organizado.

Si redactas tu información de manera adecuada y evitas los errores anteriormente mencionados, te será más fácil obtener el trabajo deseado. ¡Mucha suerte!


Cover: buyalex

CategoríasCarrera profesionalEtiquetasComo crear un cv, Como elaborar un cv, cómo mejorar mi cv, consejos para currículum, cosas que poner en un currículum, Curriculum vitae, curriculum vitae actual, CV, Empleo, hoja de currículum, hoja de vida, mejorar currículum, mejorar mi curriculum, mejorar tu curriculum, mejorar un curriculum vitae, Recursos Humanos, Trabajo,