10 consejos claves para una entrevista de trabajo exitosa.

En artículos anteriores hemos visto cómo puedes mejorar tu currículum para ser tomado en cuenta para una entrevista de trabajo. Desde luego, cuando estás en busca de un nuevo empleo, esperas con ansias esa llamada. Seguramente, querrás prepararte lo mejor posible y llegar listo a tu entrevista.

Primero que nada:

Si te han llamado, ¡felicidades! Esto quiere decir que el reclutador ha visto potencial en ti. Es tu momento para ratificar que eres el candidato ideal.

Por eso, hoy veremos algunos consejos para tener una entrevista de trabajo exitosa, para que des un paso adelante en el proceso de selección, hacia tu contratación. 

Estos tips te servirán tanto para entrevistas en persona, como para las que se hacen en línea.

1. Conoce la empresa que te entrevistará

Antes de la entrevista de trabajo, tómate el tiempo de conocer un poco sobre la empresa que te ha citado para la entrevista laboral. Si bien este es un paso que debes realizar al hacer tu currículum, te será de utilidad volver a leerlo, ya que es probable que no lo recuerdes con detalle.

Además, si tienes alguna pregunta respecto a la empresa, acá podrás averiguar más. El resto de preguntas, podrás hacerlas al entrevistador.

Conoce la actividad de la empresa, sus valores, objetivos, visión, sucursales e incluso sus programas de RSE. Todo de manera general, pero poniendo atención a detalles que te puedan ser útiles de mencionar, indicando que conoces algo al respecto o que te interesa la temática.

En una entrevista de trabajo, todo lo que conozcas sobre la empresa, te será de utilidad.

2. Repasa tu currículum

Lee todo lo que has colocado recientemente en tu currículum y prepárate para confirmarlo, ya que el empleador te hará preguntas más específicas sobre el mismo. 

Dentro de las preguntas más comunes, suelen figurar tus responsabilidades dentro de los cargos anteriores y por qué renunciaste o deseas renunciar.

No olvides imprimir tu currículum y llevarlo en físico para llevarlo. Aun cuando lo hayas enviado por correo, es mejor que le des una copia física al entrevistador, ya que es posible que no lo haya impreso.

De ser posible, lleva también un portafolio con muestras de tu trabajo.

Si son muestras digitales, puedes llevar una tablet para mostrarlo, pero procura que sea solo para eso. Desactiva cualquier tipo de notificación que pueda surgir mientras lo muestras.

3. Prepárate para las preguntas del entrevistador

Cuando estés siendo entrevistado, el reclutador te hará preguntas, no solo sobre los conocimientos que tienes, sino sobre tus cualidades como profesional.

Es probable que te pregunte cuáles son tus mayores virtudes, pero también cuáles son tus mayores defectos. No improvises en el momento. Prepárate para esa y otras preguntas más, pensando en cómo logras compensar dichas debilidades. 

Por ejemplo, si uno de tus defectos es que tratas de hacer demasiado al mismo tiempo, debes reconocerlo, pero puedes decir algo como: “por eso, me gusta organizar todo al iniciar mis labores y así ir cumpliendo de manera ordenada”.

Si sueles ser demasiado detallista, puedes defenderlo diciendo que por ello te gusta asignar un tiempo específico para hacer una planificación y agilizar el trabajo.

Como ves, se trata de hacer ver que, si bien no eres perfecto, puedes convertir tus debilidades en oportunidades.

4. Cuida tu apariencia personal

Para asistir a la entrevista, debes vestir con ropa adecuada para el trabajo. Procura no llegar con jeans, aun cuando la empresa lo permita en la vestimenta de trabajo. Utiliza calzado cerrado y bien lustrado.

No lleves gafas oscuras, gorras ni accesorios demasiado llamativos, debes vestir con sobriedad y buen gusto.

Llega con el cabello en orden y procura no usar un corte de cabello extravagante.

Si eres hombre, ve bien afeitado. Si te dejas una barba porque está de moda, porque te hace lucir mejor, etc., ve al barbero un día antes y dale forma. No debes verte descuidado en ningún aspecto. Profesionalismo en todo punto es lo que se espera de ti.

5. Llega temprano

Sal con suficiente tiempo de tu casa, en especial si no conoces bien el lugar o las instalaciones. Recuerda llevar todos tus documentos, por si te los solicitan para acceder.

Debes procurar estar en el sitio de la entrevista 5 o 10 minutos antes. No es ningún secreto que las empresas pueden convocar a varios candidatos por día. Habrá otras personas esperando ser entrevistadas y si llegas tarde, incluso puedes perder turno. Además, al entrar a la entrevista no debes aparecer cansado o agitado por venir corriendo.

Recuerda:

Si la cita para la entrevista te la hicieron por correo, debes confirmar tu asistencia por el mismo medio.

6. Apaga el celular

O ponlo en modo silencioso para no recibir notificaciones de mensajes o llamadas que interrumpan la entrevista, ya que esto te puede desconcentrar. Por otro lado, no se ve bien que aun no te han contratado y ya estás distrayéndote con tu móvil.

Asegúrate de que cualquier asunto personal que tengas que atender esté cubierto durante el tiempo que vayas a estar fuera en la entrevista. No querrás lucir apurado o angustiado.

7. Sonríe y sé amable

Una vez que entres con el entrevistador, saluda cortésmente con un buenos días o buenas tardes, según sea el caso. Si te extiende la mano, devuelve el saludo con un apretón seguro, pero no demasiado fuerte.

Luego pasa adelante y espera a que te indiquen para sentarte. Siéntate derecho y mantén la postura, no dejes caer los hombros ni pongas los codos en la mesa. Tampoco deberías poner nada que no sea tu currículum o una agenda en la mesa.

Procura no cruzar los brazos y cuida tus gestos al hablar, ya que debes evitar ademanes exagerados o excesivos.

Mira a los ojos al entrevistador para responder a sus consultas, pero no de manera muy insistente. También cuídate de gestos que delaten nerviosismo, como Mantente sereno y confiado.

8. Responde con seguridad

Sonríe amablemente, pero sin exagerar y usa un lenguaje cordial. Mantente bien atento a las preguntas del entrevistador para responder con seguridad. Para ello, debes pensar tu respuesta, pero no demores demasiado en contestar, ya que eso puede denotar que dudas de la respuesta.

Cuando estés en la entrevista y el reclutador te esté comentando acerca del trabajo, procura no interrumpirlo cuando habla para que se explique bien. Luego habla tú. Es aquí donde podrás hacer las preguntas y consultas que tengas por resolver.

Es positivo que le hagas saber que diste un vistazo a su sitio (fanpage, etc.) y le hagas algún comentario positivo respecto al mismo, respecto a la empresa, a sus valores o algún aspecto que te gusta y con el cual te identificas.

Esto mismo te puede ayudar a responder en caso de que te hagan la pregunta de “¿por qué le gustaría trabajar con nosotros?” o “¿en qué puede ayudar a mejorar la compañía?”.

Mientras converses con el entrevistador, mantén un lenguaje profesional y habla a una velocidad regular. No muy despacio, pero tampoco hables rápido, como si estuvieras nervioso. Recuerda ser claro pero breve, no te extiendas demasiado en explicaciones si no te las han solicitado.

Si el reclutador te hace preguntas sobre ti, enfócate en dar respuestas sobre tu experiencia y conocimientos. Aquí podrás hacer énfasis sobre tus fortalezas y virtudes, así como de tus logros en trabajos anteriores.

Las temidas pruebas…

Existen empresas o cargos en los que durante la entrevista posiblemente te pidan hacer una prueba rápida que demuestre las habilidades que tienes como profesional.

Uso de software, dominio de Excel, velocidad de digitación, corrección de un documento, traducir, etc. Puede ser cualquier cosa.

Trata de mantener el control. Trabaja a un ritmo normal, como lo harías una vez que estés en el cargo, y no te desesperes por el tiempo. Haz lo más sencillo primero y luego procede con lo más complicado.

Es preferible que los puntos que completes los termines al 100% y estén bien hechos, y no que hagas todo, pero mal, por apresurarte o presionarte demasiado.

Un buen tip es hacer un repaso de habilidades antes de ir a la cita. Si no recuerdas cómo hacer algo, estúdialo nuevamente. Luego, simplemente confía en ti mismo y en tus conocimientos.

También, si la entrevista es en inglés, repasa tus respuestas en voz alta. Esto te dará seguridad al hablar.

Piensa que buena parte del éxito en una entrevista es la autoconfianza.

9. Sé positivo y evita malos comentarios

Es importante que evites las palabras altisonantes, el lenguaje soez o demasiado coloquial durante la entrevista.

Cuídate del uso de muletillas como: “o sea, bueno, este, verdad”, y otras similares. Si sueles usarlas, un tip que te puede ayudar al preparar una entrevista de trabajo es grabarte a ti mismo, escuchar y tratar de repetir todo omitiendo dichas palabras o frases.

También evita responder solo con sí o no, procura siempre dar una explicación. Sobre todo, si tu historial laboral tiene períodos de inactividad debes saber cómo justificarlos. No evites contestar y hazlo con seguridad.

Imagina, por ejemplo, que pasaste 6 meses sin trabajo. Pero que durante ese tiempo te dedicaste a tomar algún curso que será de utilidad para tu carrera o a trabajar por tu cuenta. La mayoría de los reclutadores suelen tomarlo positivamente, pues significa que no estuviste estancado.

Puedes explicar a la persona que te entrevista cuál es la actividad que estuviste desarrollando durante el tiempo que no laboraste, de manera que vea cómo ese período te sirvió para crecer profesionalmente o en conocimientos, aun sin estar contratado.

Recuerda:

El encargado de recursos humanos busca empleados que se sientan identificados con la empresa. Que se sientan bien en su trabajo y que quieran conservar el puesto a largo plazo. Además, una persona en la que puedan confiar. 

Esto se debe a que la rotación de personal excesiva es contraproducente. Por ello, debes mostrar interés en el trabajo que solicitas.

Sin embargo, evita parecer desesperado o hacer comentarios como que “te urge” trabajar o que estás dispuesto a “lo que sea”. Recuerda que el cargo está disponible para el más competente y eso es lo que debes demostrar: Que sabes cómo se hace el trabajo.

Un tip muy importante:

Por ningún motivo debes hablar mal de tu trabajo o jefes pasados. Tampoco de otras empresas en las que trabajaste antes. Mucho menos digas cosas como que “conoces todos los secretos sobre la competencia”, ya que eso te podría hacer ver como alguien antiético.

Sé positivo en las cosas que dices. Por ejemplo, en lugar de decir “tengo meses buscando empleo y me urge”, di: “me he estado preparando durante este tiempo y estoy disponible para iniciar y poner en práctica lo nuevo que he aprendido en el puesto de trabajo”.

10. Cierra la entrevista con cordialidad

Cuando la entrevista vaya finalizando, consulta al entrevistador cuándo habrá una resolución. No olvides agradecerle el llamado y comentarle que estarás pendiente de las noticias sobre la contratación.

Despídete breve y cordialmente, tal como entraste, y al retirarte cuida de no dar la espalda y no azotar la puerta.

Luego de la entrevista, saca un análisis acerca de qué es lo que puedes mejorar para las próximas entrevistas.

No olvides sonreír y saludar también en recepción, si la hay. En ocasiones, el entrevistador puede ser quien será tu jefe inmediato y la persona de recepción suele ser alguien de confianza con quien posiblemente haga alguna consulta rápida o casual.

Para superar una entrevista de trabajo, debes causar la mejor impresión en todas las personas con las que trates dentro de la empresa.

En conclusión

Como puedes ver, en la selección de personal se ven muchos aspectos. La entrevista es una de las fases de selección más importantes para que el reclutador tome la decisión final.

Por ello, preparar una entrevista de trabajo es clave para que te vaya bien durante la misma. Aspectos como la cordialidad, llegar temprano y ser amable deben complementarse con seguridad al responder.

Pero sobre todo, la confianza es el ingrediente principal de una entrevista exitosa. Demuestra confianza en tus respuestas y en las pruebas a la hora de hablar y actuar.

Para terminar, en los casos de entrevistas por internet o telefónicas, recuerda que la preparación también es muy necesaria, así como mantener la calma y la cordialidad.

Repasa estos tips una vez que tengas actualizado tu currículum y ¡muchos éxitos en tu próxima entrevista de trabajo!

Si te gustó este artículo, no olvides compartirlo con tus amigos con un comentario en tus redes sociales.