Cómo hacer un currículum sin experiencia de trabajo [en 5 pasos fáciles]

“No me contratan porque no tengo experiencia y no tengo experiencia porque no me contratan”.

¿Te suena familiar?

Si eres recién graduado o comienzas a buscar tu primer empleo, es posible que te parezca un poco difícil al inicio, ya que, como no tienes experiencia, no sabes cómo preparar tu currículum o perfil profesional.

Por ello, hoy veremos cómo hacer un currículum sin experiencia de trabajo, de modo que puedas ser considerado como candidato y estés un paso más cerca de que te llamen para una entrevista de trabajo.

Lo que verás son 5 tips claves de cómo puedes preparar tu curriculum vitae, aun cuando no hayas trabajado antes, destacando tus fortalezas como persona y habilidades como profesional.

La idea es que al terminar puedas crear tu hoja de vida o mejorar la que ya tienes, para comenzar a buscar trabajo.

Veamos los pasos a seguir:

1. Primero lo fácil: datos básicos

Tu curriculum vitae, naturalmente, debe iniciar con tus datos de contacto.

Primero coloca tu nombre en una letra visible y bajo este, un correo electrónico y teléfonos a los que el reclutador pueda comunicarse contigo. Además, agrega tu ciudad de domicilio.

Muy importante:

Tu dirección de correo electrónico debe ser totalmente seria y profesional. Nada de poner un sobrenombre gracioso o adjetivos. Pon tu nombre y apellido o iniciales para reflejar seriedad.

Si, por ejemplo, te llamas Juan Pérez, no pongas cosas como soyeljuan, juan.cito, ni nada parecido. Pon juan.perez, jperez, juan_perez, etc.

Luego, si lo deseas, puedes agregar tu fotografía, aunque esto no es realmente necesario, ya que posteriormente, habrá lugar de conocerse en persona.

Si lo haces, procura que sea una foto con un fondo neutral, con ropa de trabajo. Sonríe un poco también y evita los peinados o accesorios exagerados.

Nunca pongas una foto sacada de tus redes sociales donde estás en una fiesta, recortada de otra foto de amigos, etc. Tu CV debe reflejar profesionalismo en todo momento.

Por otro lado, puede que desees incluir tu perfil de LinkedIn, donde sí estará tu fotografía. Si posees un perfil en dicha red, puedes agregarlo a tu información de contacto.

2. Orienta tu currículum a la oferta a la que aplicas

Una vez que tienes los datos básicos, agrega un pequeño párrafo de resumen acerca de ti mismo. Qué año estás estudiando o de qué te graduaste. Cuáles son tus principales cualidades y fortalezas, y qué buscas en un empleo.

Por ejemplo:

“Estudiante de último año de licenciatura en periodismo. Procuro siempre ser detallista, redactar con claridad y veracidad, fundamentada en hechos verificados.

Busco formar parte de un equipo de profesionales donde desarrollarme y aportar ideas en el área para incrementar la preferencia de los lectores”.

Algo específico en lo que creas que puedes destacar. Tres o cuatro líneas es suficiente.

¡Pero atención a esto!

Estas líneas son muy importantes porque a partir de aquí, tu currículum debe enfocarse en el perfil que el empleador busca.

No pongas ni insinúes que quieres “trabajar de lo que sea”, ya que debes reflejar valor como profesional. El cargo debe ser solicitado desde la competitividad y no desde la “lástima”.

Antes que nada, lee bien los requisitos que el cargo requiere e investiga un poco acerca de la empresa, sus valores, etc.

Incluso puedes usar palabras con las que ellos describen la labor que realizan.

Por ejemplo, si estás buscando trabajo en un banco, puedes usar palabras como: integridad, confianza, excelente servicio, etc. Si es una agencia de diseño, puede ser: creatividad, innovación, vanguardia, y así por el estilo.

La idea es que estas líneas reflejen cómo tu perfil profesional se integra a los valores de la empresa. Qué puedes aportar a la misma.

Redacta tu introducción y léela en voz alta. Haz los ajustes que consideres necesarios y agrega las palabras claves que te identifiquen con los valores de la empresa.

3. Tu formación profesional

Agrega a tu CV tu título más reciente o superior, luego tus estudios actuales, si los tienes. Por ejemplo, si has tomado una carrera técnica y estás estudiando para licenciarte, puedes agregar:

“Licenciado en contaduría pública del Instituto de Negocios ABC.

Actualmente cursando 4° año de maestría en finanzas en la Universidad XYZ”.

Después, sigue con otros estudios relacionados con él área de trabajo a la que aplicas. Por ejemplo, carreras relacionadas, técnicos, posgrados, etc.

Esto es realmente importante, recuerda que al hacer un currículum sin experiencia, lo más importante es demostrar que estás bien capacitado y podrás ser de mucha ayuda en la empresa. Que eres el candidato perfecto.

No agregues información irrelevante para “rellenar”. Por ejemplo, a tu reclutador no le interesa en qué escuela cursaste la educación básica, dónde estudiaste el jardín de niños ni ese curso de pastelería al que te inscribiste con tu mejor amiga (a menos que el lugar sea un restaurante o similar).

Omite esa información. Lo importante no es cuánto sino qué dice tu curriculum vitae.

4. Información complementaria

Algo que sí debes agregar son los cursos y diplomados que demuestren que estás capacitado para el cargo o que serán de utilidad dentro de la empresa.

Por ejemplo, si aplicas para atención al cliente, pero has tomado un curso sobre ventas, es posible que sea de interés para tu reclutador.

En este sentido, es importante mantenerte en constante aprendizaje. Hoy en día esto puede resultar más sencillo que nunca, ya que lo puedes realizar en tu tiempo libre.

Puedes buscar sitios con cursos online gratuitos o subvencionados para incrementar tus habilidades y mejorar tu perfil profesional.

Si conoces otros idiomas, como el inglés, puedes agregar la información, pero trata de ser objetivo.

Sé honesto:

No pongas el típico “inglés intermedio” solo para impresionar si realmente no lo sabes leer, hablar o escribir para comunicarte medianamente con alguien que no habla español. En especial si el cargo no lo requiere expresamente, tampoco es necesario que lo agregues.

Si has hecho prácticas, pasantías, voluntariado o has hecho cursos de intercambio para aprender más de tu área profesional sí debes colocar dicha información en tu CV.

El puesto desempeñado o estudio cursado, el año y el lugar en el que lo realizaste.

Si has trabajado en proyectos que no necesariamente han sido remunerados, pero te han servido de experiencia, puedes adicionarlos también.

Un tip para ganar experiencia por tu cuenta:

Otra buena idea que puedes implementar para ganar experiencia por tu cuenta sin haber trabajado de fijo es hacer trabajo freelance. Lee un poco sobre cómo comenzar a trabajar freelance sin experiencia. 

Así, podrás aplicar a proyectos de este tipo y luego agregar referencias al lugar donde se muestre el trabajo, un blog, una fanpage en Facebook, un sitio web, etc.

En cambio, si has realizado trabajos de temporada o eventuales que no tengan que ver con el área a la que aplicas, no incluyas dicha información.

Trata de centrarte y hacer énfasis en esas habilidades adquiridas que sí podrían ser de utilidad en el cargo al que aplicas.

5. Algunos tips adicionales

Si eres un profesional junior, no es necesario que fuerces tu currículum para que se vea más extenso. Si solo utilizas 1 página no hay problema. Es mejor calidad que cantidad.

Además, procura que el formato que usas se vea limpio y fácil de leer.

No utilices tipografía muy cursiva o adornada. Prefiere las tipografías sobrias: Verdana, Calibri, Helvetica, etc., a un tamaño legible pero no exagerado. 10 a 12 puntos es más que suficiente.

Sí debes tratar de que el diseño se vea bien distribuido. Puedes usar una plantilla para ir colocando la información.

Para terminar, puedes colocar dos o tres contactos de referencia. Personas conocidas que puedan hablar sobre tu calidad como persona y profesional. Procura que no sean familia cercana, pero pueden ser amigos, catedráticos, etc. Gente que pueda referir que estás capacitado para el cargo que solicitas.

En síntesis:

Si quieres hacer un currículum sin experiencia laboral, debes esforzarte por mostrar las cualidades que te podrían hacer el candidato ideal, destacando tus habilidades, fortalezas y valores personales.

No omitas nada que pueda ser de interés y apégate, además, a la verdad. Recuerda que el siguiente paso es una entrevista de trabajo, donde deberás mostrar que sabes todo lo que pones en tu currículum.

El valor de tu perfil profesional estará en convencer a tu empleador de cómo tu contratación enriquecerá la fuerza laboral de la empresa.

No olvides compartir este artículo con tus amigos y en tus redes sociales.