Seguramente en más de una ocasión has escuchado hablar del síndrome del burnout o de fatiga en el trabajo, lo que se conoce comúnmente como estar “quemado”.

Este término se ha vuelto popular en décadas recientes en el mundo laboral. Se trata de un estado de ánimo de apatía e insatisfacción que afecta el desempeño laboral, derivando en bajo rendimiento en el día a día.

Hoy hablaremos más sobre este problema, sus efectos sobre la salud y el rendimiento, así como qué hacer para combatirlo.

Qué es el síndrome del burnout

La palabra burnout es de origen inglés. Está compuesta por los términos burn y out, que significan quemado y fuera, respectivamente. Su transliteración “quemado fuera” se interpretaría como estar quemado y fuera de combate, estar consumido.

Y aunque no existe un término en español que lo describa precisamente, hace referencia a un estado depresivo de ánimo respecto al trabajo. Un sentimiento permanente de agotamiento y estrés laboral que puede derivar en síntomas más graves. Incluso afectar la salud y la vida personal del trabajador.

Popularmente, en español se le conoce como estar quemado, reventado, tronado o consumido. El término se refiere exclusivamente al ámbito profesional, por lo que no debe confundirse con un cuadro de depresión clínica que afecta otros aspectos personales.

Hoy en día, este síndrome es considerado como una de las principales causas de ausentismo en el trabajo, así como de enfermedades relacionadas con el ambiente laboral.

Según organizaciones como HelpGuide y el Centro Nacional para la Información Biotecnológica (National Center for Biotechnology Information, NCBI), algunos de los problemas de salud que pueden presentarse son:

  • Dolores musculares
  • Cefaleas y migraña
  • Problemas gastrointestinales
  • Afecciones del sueño
  • Sensación de agotamiento físico
  • Debilitamiento del sistema inmunológico
  • Ansiedad
  • Deterioro cardiovascular
  • Pérdida o aumento de peso excesivo

Además, puede ser un factor desencadenante de abuso de medicamentos o alcoholismo. Esto último, suele traer aunados problemas en las relaciones familiares, lo cual empeora la situación del afectado.

De no tomarse medidas, incluso puede desencadenar problemas mucho más graves de salud como úlceras estomacales, diabetes o un infarto cerebral.

Según el NCBI, puede derivar también en desórdenes psiquiátricos.

Por lo tanto, no es algo que se deba tomar a la ligera.

Qué lo ocasiona

El síndrome del burnout suele estar asociado a un mal ambiente laboral, trabajo con poco significado o en el que el trabajador no se siente valioso. Suele ser padecido mayoritariamente por personas que trabajan directamente atendiendo al público y cuya carga laboral es excesiva.

El trabajador que lo padece tiende a experimentar una especie de distanciamiento emocional y cognitivo de sus labores diarias. Lo anterior, obviamente, termina generando una actitud apática o incluso cínica en el trabajador, lo cual se ve reflejado en su desempeño diario.

Según información del repositorio del Instituto Nacional de Pediatría de México, desde 2004, estudios realizados entre personal de enfermería en Cuba demostraban que un 52% de los encuestados se encontraba despersonalizado en su trabajo debido al estrés laboral que implica la atención de pacientes.

Estudios más recientes, como el llevado a cabo por la Facultad de Medicina de la Universidad San Martín de Porres y el Centro Nacional de Salud Pública, entre octubre y diciembre de 2018 en Lima, Perú, entre internos de medicina del Hospital Militar Central de Lima, demuestran que al menos el 50% de los internos que presentaban altos niveles de agotamiento emocional, también mostraban un alto nivel de despersonalización en el trabajo.

Además, prácticamente, todos los estudios realizados respecto al tema muestran que los factores que más inciden son una carga excesiva de trabajo en un tiempo insuficiente. Es decir que la sobrecarga laboral y la presión del tiempo para llevar el trabajo son factores claves en ello.

Elementos que también afectan y que han sido identificados como factores crónicos desencadenantes son:

  • Falta de información o de capacidad para realizar satisfactoriamente el trabajo
  • Ausencia apoyo de los superiores o personal a cargo
  • Falta de reconocimiento y retroalimentación positiva
  • inequidad de oportunidades
  • Falta de autonomía

Otro factor determinante también es la incompatibilidad de los valores personales con los institucionales.

Quiénes lo padecen

El síndrome de burnout o del trabajador quemado se presenta más frecuentemente en trabajadores con rangos de edad de entre 30 y 40 años, pero también puede darse en trabajadores más jóvenes que no cuentan con mucha experiencia o no están acostumbrados a lo demandante de un trabajo.

Médicos, enfermeras, maestros, personal de ventas y atención al cliente, trabajadores sociales, entre otros, suelen ser los más afectados.

Esto puede deberse a las altas exigencias y la carga tanto física como emocional que implica la atención de personas y que además se llevan a cabo en jornadas extenuantes, de más de 50 horas de trabajo a la semana.

Desde luego, la personalidad también vuelve a algunos más proclives a padecerlo, siendo más común en personas con baja autoestima, personalidad pasiva, gente con dificultades para adaptarse o personas con expectativas demasiado altas de desarrollo.

Cómo saber si lo padezco

Sabemos que en ocasiones el trabajo puede ser agotador o puedes pasar por temporadas en las que te sientes exhausto. Sin embargo, no es lo mismo tener alguna jornada extenuante o una mala semana, que estar frente a un problema de estrés crónico.

Existen algunos síntomas que indican que puede estar padeciendo el síndrome y que debes buscar ayuda.

Según la organización HelpGuide, estos son algunos indicadores de que puedes estar en camino a sufrir el burnout:

  • Todos los días son “días malos” en el trabajo.
  • Preocuparte por trabajo o tu vida en casa te parecen un total desperdicio de energía.
  • Siempre estás cansado.
  • La mayor parte de tu día realizas tareas que te resultan insoportables o abrumadoras.
  • Sientes que nada de lo que haces marca una diferencia ni es apreciado.

Por otro lado, existen algunas preguntas que te puedes hacer para detectar si realmente estás sufriendo el síndrome del burnout o trabajador quemado:

  • ¿Sientes que debes hacer un gran esfuerzo mental para levantarte e ir a trabajar?
  • ¿Te has vuelto cínico o crítico en tu trabajo?
  • ¿Últimamente te sientes más sensible ante la crítica?
  • ¿Te has vuelto irritable o impaciente con tus colegas o clientes?
  • ¿Estás insatisfecho con tus logros?
  • ¿Te sientes desilusionado con el trabajo?
  • ¿No tienes energía y estás siendo poco productivo?
  • ¿Estás consumiendo demasiada comida, drogas o alcohol últimamente?
  • ¿Tienes problemas de sueño o desórdenes en el apetito?
  • ¿Padeces dolores de cabeza o espalda inexplicables, u otros problemas repentinos?

Si contestaste que sí a alguna de estas respuestas es hora de buscar ayuda profesional, ya que son síntomas del bournout.

Una herramienta para medirlo: el Maslach Burnout Inventory

Las psicólogas Christina Maslach y Susan Jackson elaboraron, en 1981, un instrumento para medir el nivel de burnout, el MBI (Maslach Burnout Inventory). Este contiene 22 enunciados para contestar en una escala de Likert de 7 niveles. Es muy frecuentemente usado y puede adaptarse a cualquier trabajador:

  1. Me siento emocionalmente agotado por mi trabajo
  2. Me siento cansado al final de la jornada de trabajo
  3. Siento fatiga cuando me levanto de la cama y debo ir a trabajar
  4. Comprendo fácilmente cómo se sienten los clientes
  5. Creo que trato a algunos clientes como si fueran objetos impersonales
  6. Trabajar todo el día con mucha gente es un esfuerzo
  7. Trato muy eficazmente los problemas de los clientes
  8. Me siento “quemado” por mi trabajo
  9. Creo que influyo positivamente con mi trabajo en la vida de las personas
  10. Me he vuelto más insensible con la gente desde que ejerzo esta profesión
  11. Temo que este trabajo me endurezca emocionalmente
  12. Me siento muy activo
  13. Me siento frustrado en mi trabajo
  14. Creo que estoy trabajando demasiado
  15. Realmente no me preocupa lo que les ocurre a mis clientes
  16. Trabajar directamente con personas me produce estrés
  17. Puedo crear fácilmente una atmósfera relajada con mis clientes
  18. Me siento estimulado después de trabajar con mis clientes
  19. He conseguido muchas cosas útiles en mi profesión
  20. Me siento acabado
  21. En mi trabajo trato los problemas emocionales con mucha calma
  22. Siento que los clientes me culpan por algunos de sus problemas

El cuestionario usa un sistema de respuestas que gradúan la frecuencia con la que el trabajador experimenta esta sensación:

  1. Nunca
  2. Pocas veces al año o menos
  3. Una vez al mes o menos
  4. Pocas veces al mes
  5. Una vez por semana
  6. Varias veces a la semana
  7. Diariamente

Los enunciados se encuentran mezclados y exploran 3 dimensiones: Agotamiento emocional, despersonalización e ineficiencia o insatisfacción personal.

Este cuestionario obviamente debe ser tomado por un profesional y debe ser respondido en un ambiente seguro para el trabajador. De esta forma, se puede determinar si estás padeciendo el burnout y necesitas ayuda.

Cómo combatir el síndrome del burnout

Cuando el ambiente de trabajo es tóxico y no parece poderse mejorar incluso hablando con los superiores, en ocasiones la solución puede ser tan sencilla como cambiar de trabajo. Un cambio de ambiente o de empresa puede sentar bien a un trabajador que presenta síntomas de estar quemado.

Sin embargo, no todos los casos son tan sencillos o tan fáciles de llevar a cabo. Especialmente, no en los países donde la tasa de desempleo es muy alta.

La búsqueda de medidas para prevenir factores que derivan en estrés laboral crónico es un tema de gran interés hoy en día. Sobre todo, en países del primer mundo. Pero también ha cobrado relevancia en países con economías emergentes, debido a las altas exigencias del mundo laboral moderno.

Como este síndrome está asociado con el desempeño del trabajo y afecta a individuos bajo condiciones similares que generan estrés. Por ello, las medidas para prevenirlo deben ser orientadas tanto al lugar de trabajo como a la persona afectada.

Expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México dan algunas recomendaciones para el gremio médico. Pero se pueden adaptar para otros entornos de trabajo:

Para el centro laboral:

  • Reducir horarios excesivos
  • Respeto de los días libres de trabajo
  • Distribución equitativa de cargas laborales
  • Permitir una autonomía controlada (acorde con las capacidades y destrezas del trabajador)
  • Supervisión y apoyo adecuado en el proceso formativo
  • Reducir cargas administrativas innecesarias
  • Actividades y talleres dirigidos a trabajadores sobre el manejo de estrés

*Conoce cómo lograr un buen clima organizacional y sus beneficios. 

Para los trabajadores:

  • Actividades sociales fuera de horas laborales
  • Hacer nuevos amigos
  • Limita tu contacto con personas negativas
  • Acercarte a tu familia y amigos y buscar apoyo en ellos
  • Tratar de ser más sociable con tus compañeros
  • Buscar apoyo de profesional de un psicólogo

Otras recomendaciones importantes también son mantener una alimentación saludable, practicar algún deporte, colaborar con una causa que sea importante para ti y, sobre todo, descansar en la mayor medida posible.

Conclusiones

Conocer sobre el síndrome del burnout, sus causas y consecuencias, es de gran importancia para cuidar la salud del trabajador. Padecer este síntoma, más que afectar su desempeño profesional, afecta también a nivel personal. Por ello es importante identificar sus síntomas y buscar ayuda a la brevedad posible.

Es responsabilidad de cada centro de trabajo el propiciar un buen ambiente laboral, con cargas de trabajo razonables y horarios que permitan el esparcimiento y la vida familiar. También, es fundamental propiciar la participación del trabajador en la toma de decisiones de forma controlada en su área. Además de brindar el reconocimiento que cada trabajador merezca y retroalimentación positiva, sin olvidar el acompañamiento adecuado en su día a día.

Por otro lado, el trabajador debe procurar mantenerse informado sobre su salud y comunicar sus inquietudes con sus superiores. No olvides también cultivar la vida familiar, las relaciones sociales, el sano esparcimiento, la buena alimentación y el ejercicio. Pero, sobre todo: descansa y trata de mantener una actitud positiva ante el trabajo siempre.

Comparte este post con tus amigos y síguenos en redes sociales como Toptrabajos. Encuentra más temas relacionados con el mundo laboral en la sección Carrera profesional.

 

Fuentes: Repositorio Instituto Nacional de Pediatría de México, Facultad de Medicina de la UNAM, Instituto de Neurociencias de Ecuador, HealthGuide.org International, Health Science Journal, National Center for Biotechnology Information, Scielo Cuba,

 

burnout estar quemado qué es burnout qué es el síndrome de burnout quemado en el trabajo síndrome de burnout síndrome del burnout síndrome del trabajador quemado síntomas burnout trabajador quemado o burnout tratamiento del síndrome de burnout