La fotografía del currículum es un elemento que aún se usa de forma muy frecuente en el mundo laboral, en especial en países latinoamericanos.

Por ello, si has decidido agregar una fotografía a tu CV es importante que reflejes profesionalismo y una buena imagen.

Aprender a elegir una foto correcta para tu curriculum vitae puede ayudarte sin duda a que este sea tomado en cuenta. Por el contrario, una mala fotografía podría hacer que el reclutador descarte tu currículum sin siquiera leer sobre tus habilidades o experiencia.

Para evitar que esto último te suceda, hoy veremos qué se debe hacer y qué no se debe hacer a la hora de tomar una foto para tu hoja de vida.

Elementos para una buena foto de currículum

Una foto donde solo salgas tú:

Aunque pueda parecer bastante obvio, existen personas que incluyen fotografías donde salen con sus parejas, hijos, amigos, etc. Esto es algo que debes evitar. Tu fotografía debe ser completamente personal. Debe enmarcar tu cara, cabello y hombros.

Procura no recortar una imagen de una foto colectiva donde al final salga el cabello, un hombro o una mano de otra persona. Menos aún si se muestra el rostro completo de alguien más. Después de todo, quieres que te contraten a ti, así que la fotografía solo debe ser tuya. Lo mejor es que tomes un día y lugar  específico para hacerte la foto.  

Cuida tu presentación personal:

Para verte lo más profesional posible, tu apariencia debe ser impecable. Por lo tanto, cuida tu corte de cabello y peinado. Tu cara además debe estar limpia y con una apariencia fresca.

Si eres hombre: Cuida que tu cabello esté bien recortado y usa un estilo discreto. Además, si usas barba o bigote, es buena idea ir con un barbero profesional antes de tu sesión fotográfica. 

Si eres mujer: Cuida que tu cabello se vea bien peinado y ordenado. Puedes usarlo recogido para que tu rostro se vea mejor, pero si decides usarlo suelto, cuida que no cubra tu cara u orejas. Además, usa maquillaje lo más natural posible y joyería mínima.

Usa ropa en buen estado y acorde con tu profesión:

Ponte algo limpio, planchado y sencillo. Lo ideal es elegir una camisa o blusa discreta. No elijas prendas demasiado brillantes o con estampados exagerados, prefiere estampados finos y colores discretos para tu ropa. 

Es importante que no uses camisetas ni ropa casual. Evita las prendas desmangadas y la ropa para fiestas (como vestidos tipo coctel).

En el caso de los despachos de abogados, es tradición usar un saco, por lo que si el cargo al que aplicas se desenvuelve en dicho ámbito, lo mejor es utilizarlo. 

Si practicas una profesión de áreas como la construcción o arquitectura, puedes usar camisas tipo polo, pero por ningún motivo uses un casco de protección. 

Por otro lado, si trabajas en áreas médicas o de laboratorio, puedes usar tu bata, siempre y cuando se encuentre limpia y en excelente estado (Revisa que no tenga manchas de ningún tipo). En cualquier caso, debes evitar también la indumentaria para la cabeza como gorros quirúrgicos o similares. 

*Lee más sobre cómo vestir para el trabajo en este artículo

Buena iluminación:

Idealmente, toma tu fotografía en interiores que estén bien iluminados con luz natural. Si necesitas iluminación artificial, procura que sea luz blanca (no amarilla). Ubícate de frente a la fuente de luz y no dando la espalda, ya que esto oscurecerá tu imagen. 

Si estás en un lugar abierto, procura que no esté demasiado soleado cuando hagas la fotografía para que la foto no parezca quemada o haya reflejos que te den un aspecto brillante en la cara.

Elige un fondo adecuado:

Lo ideal sería usar un fondo liso o neutro, como una pared o una cortina. El fondo debe ser simple ya que eres tú quien debe ser el foco de la foto, no lo que hay detrás de ti. 

Si estás en un lugar abierto, solicita al fotógrafo que el fondo salga un poco difuminado para que no tenga elementos distractores. Si esto no es posible por el tipo de cámara, puedes solicitar la ayuda de un profesional para realizar el retoque de forma correcta.

Sonríe:

No es necesario que muestres una sonrisa enorme y exagerada, sino una sonrisa agradable y natural, que ilumine tu rostro. Esto te hará ver más amable y podría facilitarte el camino en el proceso de selección.

En especial, si estás aplicando para un cargo donde se brindará atención al cliente, esta primera impresión es muy importante.

Qué elementos no usar para tu foto de CV

Fotos de documentos o de tu graduación:

Evita a toda costa usar la fotografía de tu documento de identidad personal, la de tu licencia de conducir, pasaporte o cualquier otro documento oficial. En estas fotos el color generalmente no es bueno, además de que sales con una expresión seria y lo que buscas es transmitir amabilidad. 

Tampoco es buena idea usar fotografías de tu título, certificaciones o de ti mismo en toga y birrete el día de tu graduación. Este tipo de fotografías están totalmente pasadas de moda y muestran poca creatividad. 

Fotos muy antiguas: 

Recuerda actualizar tu foto de currículum aproximadamente cada 5 años. No caigas en la tentación de dejar la misma fotografía de cuando tenías 20 si ya tienes 40 y tu aspecto ha cambiado completamente. Tampoco pongas fotos en las que tu peso haya cambiado drásticamente. Si pones una fotografía que no corresponde con la realidad y eres llamado a una entrevista de trabajo esto puede denotar inseguridad en ti mismo o incluso falta de honestidad. 

La idea de la fotografía de currículum es que muestre quién eres y cómo te ves actualmente, de la manera más profesional posible. 

Ambientes casuales o de fiesta:

Una foto demasiado casual en una fiesta riéndote de la broma de alguien no es lo que un empleador potencial querrá ver de ti.

Las fotos sociales o familiares no son ideales, ya que te muestran de un modo totalmente alejado del mundo laboral. Lo que quieres es una foto que te muestre luciendo profesional y listo para tomar tu trabajo en serio. Tu fotografía no debería evocar ningún otro escenario.

Como mencionamos anteriormente, tampoco es buena idea que saques tu foto de CV de una fotografía grupal de tus amigos y tú (incluso si es una foto con colegas de la oficina), donde salgan partes del cuerpo de otras personas, como una mano en tu hombro o el pelo de alguien más. 

Por ningún motivo coloques una foto que no haya sido tomada específicamente con el fin de colocarse en tu currículum. 

Ropa dañada o con mal aspecto:

Como mencionamos antes, elegir ropa limpia y bien planchada es un aspecto clave para una buena foto de currículum. También mencionamos la importancia de evitar las prendas casuales. 

Pero, además, una vez que has elegido una prenda por sus colores o estilo, deberás verificar que la tela no se vea gastada o vieja. Revisa que no tenga roturas, costuras sueltas, agujeros, decoloraciones o manchas que puedan aparecer en la foto. 

También procura no usar ropa que se vea estirada del cuello o mangas. Esto dará mal aspecto, ya que te dará un aire de vagabundo y parecerá como si no cuidaras de ti mismo. Por lo tanto, trata de usar ropa en el mejor estado posible. 

Esto no quiere decir que debas comprar algo nuevo solo para la sesión fotográfica, pero sí que debes cerciorarte de que esté en buen estado.

Poses forzadas o exageradas:

Pon atención a cómo estás posando. Evita a toda costa contorsionarte para destacar alguna parte de tu físico, ya que esto se notará en la foto desbalanceando tus hombros y dándote un aspecto extraño. Lo ideal es que te pares derecho, con la barbilla ligeramente hacia arriba y mirando a la cámara. 

Recuerda que a menos que se trate de un portafolio para una agencia de modelaje, tu currículum no debe incluir una foto de cuerpo entero, ya que esto es completamente improfesional. De cualquier modo, las fotografías de cuerpo entero no deben ir como primera foto en un CV, sino al final o como un anexo, y tampoco deberías usar poses forzadas. 

Por otro lado, evita las muecas en tu cara, como abrir la boca de forma sugerente, sacar la lengua, hacer “boca de pato”, etc. Deja esas fotos para el ámbito privado.

Cabello mojado: 

Sabemos que el baño diario, o a veces más de una vez al día, es parte de la higiene básica latinoamericana. A todos nos encanta la sensación de frescura tras una ducha. Sin embargo, la razón para que tu foto de perfil no muestre el cabello mojado es la misma por la cual no deberías llegar a una oficina de esa forma: Aparecer con el cabello suelto y mojado o hasta goteando da mal aspecto. Denota que tienes problemas para hacerte cargo de tu tiempo, tanto en lo personal como en lo profesional. Esto se verá en la foto creando mechones poco estéticos. Además podría crear reflejos en la cabeza por efecto del agua.

Seca bien tu cabello y péinalo adecuadamente antes de posar para la foto. Por último, si utilizas un producto para el cabello, como gel, cremas, espuma o fijador en aerosol, usa cantidades moderadas. 

La idea general aquí es evitar en general la apariencia de “perro mojado” o cabello falso. Usa un peinado ordenado y que se vea lo más natural posible. 

Lentes y sombreros:

Ya sea que se trate de una gorra deportiva o un sombrero de cualquier tipo, lo mejor es que evites usarlos para tomar tu foto. Estos pueden generar sombras que oculten parcialmente tu rostro y esto restará puntos a tu presentación.

Por otro lado, las gafas o lentes pueden generar reflejos que hagan que tus ojos no se vean en la foto. Aún cuando necesites usarlos para leer, lo mejor es quitártelos para la fotografía.

Por supuesto, esto también incluye las gafas de sol, que definitivamente debes desterrar de tu imagen, ya que ocultar la vista puede generar desconfianza en el entrevistador.

Joyería facial:

A menos que estés buscando empleo en una tattoo shop, si tienes perforaciones faciales o tatuajes en el rostro, deberás considerar quitártelos o cubrirlos con maquillaje. 

En realidad, tener alguno de estos accesorios posiblemente haga que sea mucho más difícil ser tomado en cuenta en el proceso de selección si se trata de algo demasiado obvio o llamativo. Las expansiones en las orejas tampoco son una buena idea para mostrar en tu foto.

Animales, otras personas, fotos de stock y caricaturas: 

Por increíble que parezca, existen personas que piensan que es buena idea poner fotografías de modelos de stock, la foto de su mascota o animales como lobos y leones en su CV. 

Recuerda que la idea de colocar una fotografía en tu hoja de vida es que el reclutador te conozca de antemano o se haga una idea de quién eres antes de llamar a una entrevista de trabajo. No le interesa cómo es tu perro o cuál es tu animal favorito.

En el caso de fotos de stock, podrían denotar que eres inseguro de ti mismo, que tiendes a mentir o que intentas ocultar algo. Sin mencionar que dice a gritos que no sabes nada del mundo profesional. Por lo tanto, evita a toda costa usar fotos de stock o de modelos.

Por otra parte, usar una caricatura también podría denotar que no te sientes seguro de ti mismo, pero además que tienes poca madurez. Lo mejor es evitar este tipo de imágenes en tu CV. En todo caso si quieres usar tu caricatura como marca, puedes crear una fan page o similar. Luego, podrás colocar tus redes sociales en tu información de contacto. Pero por ningún motivo uses caricaturas en sustitución de tu foto.  

Filtros:

Aún cuando parezca el más obvio de todos, existen personas que realmente piensan que es buena idea usar filtros de aplicaciones como Instagram, Snapchat o similares. Pero por ningún motivo debes utilizarlos. Ni siquiera para que tus ojos se vean más grandes, o tu piel con menos imperfecciones, o cualquier otra excusa. Mucho menos, colocar una foto con orejas de gato u otros filtros (¡Realmente, se han visto casos!). Deja esas fotografías para el ámbito personal.

Consejos finales

Tu fotografía no debe tener un tamaño demasiado grande. Es decir, tu cara debe poder verse, pero no acaparar toda tu atención. Siempre debe ir en la parte superior de tu hoja de vida. Además, debe ubicarse a un lado, con tu nombre y datos de contacto, que es la primera información que aparece. Si hay necesidad de enmarcarla, usa un marco sencillo, ya sea cuadrado o redondo.

Recuerda que si vas a una entrevista presencial, siempre debes llevar un par de copias extra. Una será para entregar una al reclutador y otra para tener a la mano. Si es el caso, asegúrate de invertir en una impresión a colores y de buena calidad. Busca un servicio de impresión láser para que tu fotografía no salga rayada o con marcas que pueden dejar las impresoras de inyección de tinta.

Asegúrate de actualizarlo y leerlo bien para que no contenga ningún error antes de llevarlo a impresión. Colócalo en una carpeta nueva y cuida que no se dañe al transportarlo.

Si vas a enviar tu currículum en digital, asegúrate de que esté en un formato compatible con la mayoría de sistemas operativos. También revisa que no pese demasiado (2 Mb o menos es lo recomendable). Lo más recomendable es usar el formato PDF, pero aún es válido enviarlo en un documento de texto como Word. Una vez lo guardes, ciérralo y ábrelo nuevamente para asegurarte de que el archivo no esté dañado antes de adjuntarlo.

Si has sido citado para una entrevista, recuerda repasarlo bien un día antes y prepararte para las posibles preguntas que te haga tu entrevistador.

Ya sea entrevista virtual o presencial, haz tu tarea. Investiga sobre la empresa, sus valores, misión, visión y lo que realmente están buscando para el cargo. Finalmente, el día de la entrevista, procura lucir profesional como en tu foto.

Comparte este artículo con tus amigos y síguenos en Facebook como TopTrabajos. Encuentra otros temas de interés como consejos profesionales, tips de contratación y más en la sección Reclutadores.

 

buena foto cv cómo es una buena foto de curriculum foto de currículum foto de CV fotografía de currículum recomendaciones foto currículum recomendaciones foto CV