Volver al trabajo después de la maternidad y de haber tenido un largo período inactivo del campo profesional es un asunto que puede representar diferentes obstáculos. Esta es una realidad para muchas mujeres que, por diferentes motivos, después del parto optan por quedarse en casa a cuidar a los hijos durante sus primeros años de vida.

Ser madre es una experiencia única y gratificante. Sin duda, el cuido del hogar es un trabajo y un aporte fundamental para la sociedad. Pero pocas veces es reconocido como tal y no cuenta con una remuneración monetaria ni prestaciones laborales (aguinaldos, vacaciones, seguridad social o fondo de retiro).

Por ello, a medida que los hijos crecen y se vuelven más independientes, algunas madres optan por reincorporarse al mercado laboral.

Sin embargo, una brecha de años en el currículum por maternidad puede ser visto como un obstáculo por los reclutadores, casi tanto un despido laboral.

¿Cómo prepararte para demostrar tus talentos y ser tomada en cuenta después de un tiempo fuera de las oficinas?

Si después del embarazo optaste por renunciar para atender a tus hijos, pero quieres retomar la vida laboral, este artículo es para ti.

Hoy te daremos algunos consejos que te ayudarán con el regreso al trabajo en tu área profesional después de la maternidad.

Seguramente ha pasado un tiempo desde la última vez que enviaste currículums o cartas de presentación. Y también desde que tuviste una entrevista de trabajo. Si bien puedes tener experiencia en ello, es importante repasar los pasos.

Veamos uno a uno…

1. Actualiza tus conocimientos y certifícate

Desde luego, sabemos que los títulos adquiridos durante tu vida académica son importantes para aplicar a un puesto determinado. Sabemos también que tus años de experiencia previa son de peso en tu carrera. Pero a medida que el tiempo pasa, cada vez se requieren nuevos conocimientos en un área determinada y es necesario actualizarse y tecnificarse.

Antes de volver al trabajo después de la maternidad, considera apuntarte a clases para obtener certificaciones con las últimas habilidades relacionadas con tu carrera.

También puedes asistir a conferencias relacionadas con tu área laboral para ponerte al día con temas de actualidad. Esto último, te servirá además para conocer personas nuevas y ampliar tu red de contactos.

Entrar nuevamente en contacto con el mundo profesional puede ayudarte a refrescar conocimientos que se encontraban oxidados o que habías olvidado.

Además, podrás tomar nota de temas nuevos para apuntarte a los cursos necesarios. Por ejemplo, si trabajaste en un cargo de ventas, puedes aprender sobre nuevas estrategias de captación de prospectos. Si tuviste un cargo gerencial, sobre lo nuevo en gestión de personal y recursos, etc.

Es posible que las carreras técnicas sean muy largas o que los precios de los diplomados presenciales cerca de ti te parezcan elevados. En dicho caso, podrías considerar los cursos libres o programas de certificación online, que te permitirán horarios más flexibles, menores costos y estudiar desde casa.

Existen muchos cursos gratuitos o con subvenciones muy convenientes. Echa un vistazo a los cursos recomendados por SoyFreelancer.com.

2. Actualiza tu currículum

El currículum es el documento fundamental en toda búsqueda de empleo. Es por ello que debes tomarte el tiempo para actualizarlo. Primero que nada, evalúa lo que el cargo requiere y organiza tu currículum para destacar las habilidades que se solicitan.

Añade un objetivo que refleje tus expectativas y que describa cómo tu experiencia puede contribuir a la compañía.

Actualiza tus conocimientos técnicos agregando las más recientes certificaciones que has obtenido y también las habilidades (soft skills) que posees ahora como profesional…

Sé creativa:

Si lo piensas un poco, el trabajo del hogar requiere: organización, paciencia, una excelente gestión de recursos, capacidad para la toma de decisiones, manejo de crisis, resolución de conflictos, atención de múltiples tareas, etc.

¿Por qué no destacar ese tipo de cualidades profesionales en tu currículum?

Recuerda también quitar cosas que son innecesarias. A lo mejor ese curso de diseño de interiores que tomaste en la universidad no sea relevante para tu carrera como programadora. O a lo mejor al reclutador no le interese saber que colaboras con el equipo de fútbol femenino de tu comunidad. Deja solo aspectos relevantes y relacionados con tu campo laboral.

*Lee aquí algunos consejos sobre cómo mejorar tu currículum.

3. Haz una carta de presentación

Si bien no todos los empleos piden que adjuntes una carta de presentación con tu currículum, debes tener el documento listo. Además, en caso de que apliques a una empresa de la que no has visto una vacante anunciada, esta carta te servirá para ser tomada en cuenta.

Por otro lado, puedes hacer un extracto de la misma para escribirlo como cuerpo del mensaje al mandar tu currículum por correo electrónico. Dos o tres párrafos cortos bastarán.

*Aprende cómo elaborar una carta de presentación aquí.

4. Crea una cuenta en LinkedIn y otras redes profesionales

Seguramente, tendrás una cuenta en alguna red social como Facebook o Instagram. Pero ¿qué tal crear un perfil profesional donde agregues tus habilidades profesionales y descubras qué empresas están buscando gente con tus conocimientos?

En una cuenta en LinkedIn, puedes agregar además a colegas que den fe de tus habilidades y experiencia. Son muchas las empresas que buscan profesionales en dicha red.

Un tip:

Asegúrate de dejar información relevante de forma visible en tu perfil, de manera que pueda estar disponible públicamente a personas que no necesariamente son contactos directos.

5. Considera crear un blog o sitio web personal

Este es un paso opcional y depende mucho de la carrera que tengas. Si tu área es la escritura, el diseño, la publicidad, etc., puedes encontrar útil crear un sitio web personal para mostrar tu trabajo en un portafolio online.

Hoy en día es muy fácil crear un blog gratuito en plataformas como WordPress u obtener un dominio propio con tu nombre por un costo muy bajo. Si tienes los conocimientos, puedes adquirirlo y configurarlo tú misma o puedes pedir ayuda a un profesional para que te ayude. Es algo sencillo que puede quedar listo en pocos días.

Luego, agrega tu contenido y portafolio con muestras de trabajos. No olvides colocar el enlace a tu sitio en tu currículum y perfil de LinkedIn.

De nuevo:

Este paso es opcional, pero en ciertas áreas, como las mencionadas, es altamente recomendable.

6. Prepárate para explicar qué haces

¿Qué dices cuando la gente te pregunta qué haces? Desarrolla un buen discurso sobre tu experiencia profesional y lo que estás buscando hacer a continuación. Así, tendrás una respuesta lista en caso de surgir dicha interrogante. Incluso, si tu día a día consiste solo en el trabajo doméstico, ayudar a los niños con las tareas, etc., no tiene por qué ser tu única respuesta.

Puedes decir algo como: “soy ex gerente de relaciones comerciales del banco Equis, he estado dedicada a la casa en los últimos años, pero estoy buscando reincorporarme al mundo de los negocios”.

O “ahora que mi hijo está en primaria, estoy buscando volver al trabajo en un cargo relacionado con el marketing digital, que es mi especialidad. Antes trabajé para la compañía Equis y me he estado capacitando estos días en tales áreas”.

Es decir, debes dejar saber a la gente que te pregunta el hecho de que estás buscando trabajo de forma activa. Recuerda que puede haber alguien interesado o que a lo mejor conozca un amigo o una empresa donde estén necesitando un perfil como el tuyo.

7. Aprovecha tu red de contactos

Un cliché que es verdadero: A veces se trata más de quién sabe dónde hay una oportunidad. El networking hecho correctamente es solo una cuestión de establecer conexiones y pedir referencias.

Tal vez lo recuerdes:

Cuando comenzaste a trabajar, posiblemente tuviste la referencia de un buen amigo, familiar, excatedráticos, etc. Es lo que debes volver a hacer.

Puedes pasar tiempo con viejos amigos y excompañeros de clases. Puedes quedar un día en la semana para tomar café y aprovechar para comentarles que estás buscando reincorporarte al trabajo. Pregúntale a todos los que conoces (amigos, familia, maestros y compañeros de curso, etc.), si pueden referirte con alguien.

También, busca oportunidades para conocer nuevas personas en tu campo laboral. Puedes encontrar eventos relevantes de asociaciones profesionales, como convenciones y foros en fechas próximas.

Equilibra tu tiempo entre reavivar las conexiones con tu red existente y la construcción de una nueva red de contactos. No olvides comunicarte con tus ex empleadores o jefes. Si tuviste una buena relación laboral, algunas empresas pueden estar ansiosos por volverte a contratar. A fin de cuentas, la experiencia y talento son recursos valiosos difíciles de encontrar.

8. Considera el trabajo voluntario de forma temporal

Al igual que asistir a clases y hacer networking, el voluntariado puede ser una buena forma de ampliar tu red de contactos.

Aunque cualquier tipo de trabajo voluntario es útil para conocer gente, intenta hacer trabajo voluntario que esté relacionado con tu campo profesional (o para una organización que tenga que ver con ello).

Por ejemplo, puedes hacer trabajos de diseño para alguna cooperativa de tu comunidad, escribir para boletines locales o llevar la fan page de una empresa pequeña. Todo esto suma a tu portafolio y a tu currículum como experiencia.

9. Prepara la explicación para la brecha en tu currículum

Cuando expliques a un entrevistador que te has desempeñado como ama de casa durante los últimos años, tal vez quieras agregar que has realizado trabajo voluntario o que has realizado proyectos freelance. O que te has certificado o estudiado algo nuevo.

Los entrevistadores querrán saber lo que has estado haciendo durante el tiempo que estuviste fuera del mercado laboral. A lo mejor, el trabajo que tuviste hace 5 o 6 años antes de tu embarazo no es tan importante como lo que has estado haciendo recientemente. Por ello, debes pensar bien las respuestas que darás para explicar las brechas.

Importante:

No mientas respecto a las actividades que has realizado. Si no has tenido trabajos temporales, inventarlos no es de utilidad. Los reclutadores saben detectar cuándo estás mintiendo. Tienen experiencia en ello y mentir solo te restará puntos.

Debes explicar claramente que decidiste hacerte cargo del cuido de tu hijo después del parto, pero que te has estado preparando recientemente.

Es decir que es importante demostrar que te has actualizado y tecnificado para el regreso al trabajo. Pero también es clave que el entrevistador tenga claro que la larga brecha en tu currículum es debido a tu decisión de quedarte en casa con tus hijos.

No ocultes esta información, aunque el reclutador no te pregunte por tu familia, ya que debes explicar claramente el vacío en los años. Entre más información brindes al reclutador, generarás más confianza.

10. Interinatos, medio tiempo, trabajo temporal y freelance

En lugar de centrarte en encontrar desde el inicio un trabajo a tiempo completo, puedes buscar contratos temporales o trabajos a tiempo parcial. Incluso, cubriendo interinatos o vacaciones.

Para muchos empleadores, estos tipos de puestos sirven como pruebas. Es una manera de bajo costo para ver si un puesto de trabajo puede darse a tiempo completo. También sirve para averiguar si la persona podrá cumplir con el mismo.

Dado que el riesgo para la empresa es bajo, porque los trabajadores temporales generalmente no están incluidos en la nómina, los cargos son, a menudo, mucho más fáciles de obtener.

Otra buena manera de facilitar la búsqueda de empleo es organizar reuniones con agencias de personal. Estas organizaciones no solo te conectarán con trabajos potenciales, sino que entrevistarte con ellos es también una forma de practicar tus habilidades para desenvolverte en una entrevista. Te servirán como práctica para cuando debas responder a preguntas comunes que hacen los reclutadores.

*Algunos tips para una entrevista de trabajo exitosa.

Otra gran opción es comenzar a buscar proyectos o trabajo freelance. Dependiendo de tu área, incluso puedes comenzar ayudando a un excolega con un proyecto puntual, una asesoría, etc. Luego, puedes suscribirte a plataformas de trabajo como SoyFreelancer.com para encontrar proyectos freelance.

Conclusión

Como ves, hay mucho que puedes comenzar a hacer para reincorporarte al mercado laboral y volver al trabajo después de ser madre. Lo más importante es actualizarse, no dejar de buscar y no desanimarse.Sobre todo es necesario preparar tu estrategia y acercarte por cualquier frente al mundo profesional en tu área.

No olvides que tus redes de contactos son de gran importancia y debes hacerlas crecer.

El trabajo que buscas puede estar esperando por ti en menos tiempo del que crees.

Comparte este post con tus amigos en redes sociales. Síguenos en Facebook como TopTrabajos. Encuentra más temas de interés y consejos para el mundo profesional en la sección Carrera.

 

CategoríasCarrera profesionalEtiquetascarrera profesional, conseguir trabajo después de ser madre, dejé de trabajar para cuidar a mis hijos, explicar maternidad en mi currículum, maternidad, maternidad y trabajo, regresar al trabajo, volver al trabajo, volver al trabajo después de la maternidad,